lunes, 26 de febrero de 2024

Píldoras SEMEG

 


Los estilos de vida saludables, como una dieta equilibrada o la realización de ejercicio físico regular, se asocian a un menor riesgo de enfermedades crónicas y a una mayor esperanza de vida, posiblemente al ralentizar el ritmo del envejecimiento biológico.

En el presente trabajo1 se evalúa si los sujetos que siguen más estrechamente una dieta mediterránea y son más activos físicamente en su tiempo libre muestran signos de retraso en el envejecimiento biológico respecto a aquellos con un estilo de vida menos saludable. Se trata de un estudio transversal bianual con más de 5 000 participantes estadounidenses mayores de 20 años. La edad biológica se calculó mediante el algoritmo PhenoAge, que incluye ocho biomarcadores analíticos. La combinación de los datos obtenidos entre 1999 y 2018 revela que los sujetos que siguen una dieta más saludable y que realizan más actividad física tienden a ser biológicamente más jóvenes. El efecto de los dos factores es aditivo e independiente entre sí y de la edad, sexo e índice de masa corporal. Las principales limitaciones del estudio son la inexistencia de una referencia estándar para medir el envejecimiento biológico y el diseño transversal del estudio que no permite establecer una relación temporal entre los estilos de vida saludables y el envejecimiento biológico.

La adopción de estilos de vida saludables se traduciría en un retraso en el envejecimiento biológico, aunque se precisan estudios longitudinales que analicen dicha relación.

REFERENCIA

  1. Thomas A, Belsky DW, Gu Y. Healthy Lifestyle Behaviors and Biological Aging in the U.S. National Health and Nutrition Examination Surveys 1999-2018. J Gerontol A Biol Sci Med Sci. 2023; 78: 1535-1542. doi: 10.1093/gerona/glad082. https://academic.oup.com/biomedgerontology/article/78/9/1535/7075516?login=false

 

Pedro López-Dóriga Bonnardeaux. Hospital Universitario de Getafe

lunes, 19 de febrero de 2024

Tos postinfecciosa

 


Lo más destacado

Tos posinfeccciosa: no hay evidencias de tratamientos farmacológicos que funcionen

La tos posinfecciosa, aquella que persiste de tres a ocho semanas después de un resfriado, una gripe u otra infección respiratoria y que ha causado preocupación en Canadá durante este invierno, no cuenta con ningún tratamiento farmacológico efectivo probado, aseguraron médicos en un artículo de revisión en el Canadian Medical Association Journal.

Recomendación: "Muchos pacientes vienen buscando soluciones, pero en realidad toda la evidencia dice que el jarabe para la tos de venta libre simplemente no funciona. Veo médicos recetando inhaladores o diferentes fármacos que pueden costar cientos de dólares, aunque la literatura muestra que realmente no hay mejora. El tiempo y la paciencia son las dos claves para resolver esto", comentó uno de los autores, Dr. Kevin Liang, del Departamento de Medicina Familiar de The University of British Columbia, en Vancouver, Canadá.

Señales de alerta: El diagnóstico de este cuadro es por exclusión, ante la ausencia de hallazgos físicos y cuando se descartan otras posibles causas, como asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, reflujo gastroesofágico y uso de inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina. ¿Y cuándo se deberían encender las señales de alerta? "En general lo que preocupa cuando la tos se prolonga a lo largo del tiempo es que venga acompañada de silbidos, ronquidos audibles, dificultad respiratoria, fiebre, pérdida de peso, sudoración nocturna o cuando pasa el umbral de las dos o tres semanas. Y si pasan más de ocho semanas seguro hay que consultar, porque es muy poco probable que sea una tos posinfecciosa", sostuvo en Clarín el Dr. Alejandro Videla, jefe de neumología del Hospital Universitario Austral, en Pilar, Argentina.

jueves, 1 de febrero de 2024

Más sobre el Virus Sincitial Respiratorio

 


The Hidden Epidemic: Spotlight on the Unseen Impact of RSV on Adult Health 

Below are some key learning points to help reinforce the impact of this activity.

  - Globally, RSV infection represents a significant healthcare burden in older adults that is often underestimated. RSV infection accounts for 10.6% of hospitalizations for pneumonia, 11.4% of hospitalizations for COPD and 5.4% of hospitalizations for congestive cardiac failure.

  - Compared with influenza, RSV is associated with greater odds of prolonged hospital stay, pneumonia, ICU admission, COPD exacerbation and 1-year mortality.

  - Risk factors for severe RSV and complications include advanced age, immunocompromised status, and cardiopulmonary comorbidity.

  - Breakthroughs in vaccine research have led to a new era in RSV prevention that will help reduce the burden of RSV in older adults. There are currently 2 vaccines that have been FDA and EMA approved for use in older adults, with an efficacy rate ranging from 66.7% to 94.1%.

jueves, 28 de diciembre de 2023

Efecto de los inhibidores de SGLT2 en la incidencia de infarto de miocardio

 



Efecto de los inhibidores de SGLT2 en la incidencia de infarto de miocardio

Diabetes, Obesidad y Metabolismo

MENSAJE PARA LLEVAR A CASA

lunes, 11 de diciembre de 2023

La cifra en Medscape

 


La cifra en Medscape (11/12/2023): 68,6% de todas las nuevas prescripciones de tratamiento antihipertensivo consisten en un solo fármaco, pese a que las guías recomiendan empezar con terapia combinada en la mayoría de los pacientes para lograr un control más efectivo y rápido de la presión arterial, según un estudio observacional realizado sobre 1.200 médicos de atención primaria en Francia y publicado en Journal de Médecine Vasculaire.

viernes, 3 de noviembre de 2023

Más evidencia de que la metformina podría ser neuroprotectora

 

TOPLINE:

Una nueva investigación sugiere que la terminación de la metformina puede aumentar el riesgo de demencia en los adultos mayores con diabetes tipo 2, lo que proporciona más evidencia de los posibles efectos neuroprotectores de la metformina.

METODOLOGÍA:

  • Los investigadores evaluaron la asociación entre la interrupción de la metformina por razones no relacionadas con la disfunción renal y la incidencia de demencia.

  • La cohorte incluyó a 12,220 miembros de Kaiser Permanente Northern California que dejaron de tomar metformina temprano (con una función renal normal) y 29,126 usuarios rutinarios de metformina.

  • La cohorte de terminaciones tempranas fue de 46% mujeres con una edad promedio de 59 años al inicio de la prescripción de metformina. El 47% de la cohorte de metformina continuada fue de mujeres, con una edad de inicio de 61 años.

LLEVAR:

  • Los adultos que dejaron de tomar metformina de forma temprana tenían un 21 % más de probabilidades de ser diagnosticados con demencia durante el seguimiento (cociente de riesgo, 1,21; IC del 95 %, 1,12 a 1,30), en comparación con los usuarios habituales de metformina.

  • Esta asociación fue en gran medida independiente de los cambios en el nivel de A1c y el uso de insulina.

EN LA PRÁCTICA:

Los hallazgos "corroboran la evidencia en gran medida consistente de otros estudios observacionales que muestran una asociación entre el uso de metformina y una menor incidencia de demencia [y] pueden tener implicaciones importantes para el tratamiento clínico de los adultos con diabetes", escriben los autores.

FUENTE:

El estudio, con el primer autor Scott Zimmerman, MPH, de la Universidad de California en San Francisco, se publicó en la edición en línea del 25 de octubre de la revista JAMA Network Open.

LIMITACIONES:

El diagnóstico de demencia se obtuvo con base en las historias clínicas. No se evaluaron factores como la raza, el origen étnico o el tiempo que se tomó metformina. No se disponía de información sobre el motivo exacto de la suspensión de la metformina.

DIVULGACIONES:

El estudio fue financiado por subvenciones de los Institutos Nacionales de Salud, Instituto Nacional sobre el Envejecimiento. Zimmerman posee acciones en AbbVie Inc, Gilead Sciences LLC, CRISPR Therapeutics y Abbott Laboratories. La divulgación para los otros autores del estudio se puede encontrar en el artículo original.

Para obtener más noticias de Medscape Neurology, síganos en Facebook X (anteriormente Twitter)