martes, 29 de noviembre de 2016

P-POSSUM risk scoring

Para conocer esta escala de riesgo en pacientes adultos mayores acceder al enlace siguiente:

Sharrock AE, McLachlan J, Chambers R, et al. Emergency Abdominal Surgery in the Elderly: Can We Predict Mortality?. World J Surg. 2016 Oct 25.
Cohort study: In adults > 70 years of age who require an emergency laparotomy, the ability of the P-POSSUM to predict mortality was assessed.

jueves, 24 de noviembre de 2016

Presición en el diagnóstico del Acidente cerebrovascular

Presición del diagnóstico
Estudios de cohorte prospectivos determinaron que las presencia de cualquiera de tres signos:
- Paresia facial
- limitación o falta de movimiento de un brazo
- disartria o afasia
son los signos útiles para el diagnóstico de ACV.
 La sensibilidad de uno de éstos signos es de 100 % y la especificidad del 88 %.
 Estos signos tienen particular importancia cuendo el paciente es:
- > de 45 años
- los síntomas tienen menos de 24 horas de evolución
- el paciente no está postrado o en silla de ruedas
- la glucemia es entre 60 y 400 mg/dl

La confución diangnóstica se  puede hacer con convulsiones, estados confucionales, síncope, toxinas, tumores y hematoma subdural.

Bibliografía: JAMA. 2005, May 18;293:2391-2402

 

martes, 22 de noviembre de 2016

La vacuna de la gripe y la prevención de infartos

En el Website de la Sociedad Española de Cardiología para profesionales sanitarios y cardiólogos, se publica un exelente artículo sobre la "Vacuna de la gripe y prevención de infartos", el cual vale la pena leer ya que aparte de que la gripe constituye una de las principales causas de morbilidad y mortalidad del adulto mayor y causa infecciosa de morbilidad y mortalidad global, existe evidencia que puede causar infartos del miocardio y por ello tenemos que vacunar a nuestros adultos mayores y las personas en riesgo, ofeciéndoles la doble cobertura de la prevención de una enfermedad infecciosa y la prevención de una enfermedad cardiovascular.
Pueden acceder al artículo en la siguiente direción.

Link: http://secardiologia.es/multimedia/blog/8030-vacuna-de-la-gripe-y-prevencion-del-infarto-agudo-de-miocardio

jueves, 17 de noviembre de 2016

Nuestro increíble ego cómo médicos

Este es un buen artículo que nos pone los pies en la tierra...por lo que me permito reproducirlo

viernes, 11 de noviembre de 2016

Efectos adversos de los inhibidores de la bomba de protones

Efectos adversos de los inhibidores de bomba de
protones


La evidencia dsiponible sugiere que el uso IBP se asocia con un mayor riesgo de enfermedad renal aguda y crónica, Nefritis intersticial, Hipomagnesemia, infección por C. difficile, Neumonías adquiridas en la comunidad, fracturas osteoporóticas y riesgo de demencia

Por lo tanto al prescribir estas drogas se debe de tener clara la indicación, el
tiempo de uso, si se puede optar por una terapia intermitente y sobre todo
tener presente que aún con los problemas los beneficios pueden superar a
los efectos adversos. Además se debe discutir on los pacientes los riesgos de
dicha terapia.


Bibliografía:1.- Lazarus B, Chen Y, Wilson FP, et al. Proton pump inhibitor use and the risk of chronic
kidney disease. JAMA Intern Med 2016;176:238-46.
2.- Antoniou T, et al. Proton pump inhibitors and the risk of acute kidney injury in older
patients: a population-based cohort study. cmajo April 16, 2015 vol. 3 no. 3.- FDA Drug
Safety Communication. Possible increased risk of fractures of the hip, wrist, and spine with
the use of proton pump inhibitors. Washington, DC: US. Food and Drug Administration;
2011. Accesible en: http://www.fda.gov/Drugs/DrugSafety/ucm213206.htm.
4.- Administration TG. Risk of hypomagnesaemia with proton pump inhibitors. Medicines
Safety Update Vol 2, Number 3. Australian Prescriber 2011;34:81. Accesible en:
https://www.tga.gov.au/publicationissue/medicines-safety-update-vol-2-no-3-june-2011
5.- Park CH, Kim EH, Roh YH, et al. The association between the use of proton pump
inhibitors and the risk of hypomagnesemia: A systematic review and meta-analysis. PLoS
One 2014;9:e112558. DOI: 10.1371/ journal.pone.0112558
6.- Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS). Riesgo de
hipomagnesemia asociado a los medicamentos inhibidores de la bomba de protones (IBP).
Ref. MUH (FV), 27/2011. Accesible en:
http://www.aemps.gob.es/informa/notasInformativas/medicamentosUsoHumano/seguri
dad/2011/docs/NI-MUH_27-2011.pdf. [visitado 23/12/15]
7.- FDA Drug Safety Communication. Possible increased risk of fractures of the hip, wrist,
and spine with the use of proton pump inhibitors. Washington, DC: US. Food and Drug
Administration; 2011. Accesible en:
http://www.fda.gov/Drugs/DrugSafety/ucm213206.htm
8.- Gulmez SE, Holm A, Frederiksen H, et al. Use of proton pump inhibitors and the risk of
community-acquired pneumonia - A populationbased case-control study. Arch Intern Med
2007;167:950-5. DOI:10.1001/archinte.167.9.950
9.- Sarkar M, Hennessy S, Yang Y-X. Proton-pump inhibitor use and the risk for
community-acquired pneumonia. Ann Intern Med
2008;149:391-8.
10.- Johnstone J, Nerenberg K, Loeb M. Meta-analysis: proton pump inhibitor use and the
risk of community-acquired pneumonia. Aliment Pharmacol Ther 2010;31:1165-77. DOI:
10.1111/j.1365-2036.2010.04284.x
11.- Giuliano C, Wilhelm SM, Kale-Pradhan PB. Are proton pump inhibitors associated with
the development of community-acquired pneumonia? A meta-analysis. Expert Rev Clin
Pharmacol 2012;5:337-45. DOI: 10.1586/ecp.12.20
12.- Curr Opin Pulm Med 2014, 20:215–224
13.- Arguedas Quezada JA. El riesgo de infecciones asociado al uso de inhibidores de la
bomba de protones. No 142. www.ampmd.com. Marzo 2013
14.- Arguedas Quezada JA. El riesgo de demencia y de enfermedad renal crónica asociados
al uso prolongado de los inhibidores de la bomba de protones. Actualización en
farmacoterápia. No 186. www.ampmd.com. Nov

lunes, 7 de noviembre de 2016

Los médicos y la iatrogenia


Los médicos son la tercera causa de muerte en los Estados Unidos

En un excelente artículos de la Dra. Bárbara Starfield revela que la iatrogenia es la tercera causa de muerte en USA y más de 120,000 personas mueren cada año a causa de los efectos secundarios de los medicamentos y por ello les recomiendo leer el artículo publicado en Journal of the American Medical Association Vol 284 26 de Julio, 2000, acerca de este tema, de cualquier manera les pongo un resumen del mismo publicado en la referencia que se indica a continuación, traducido al español.

Los médicos son la tercera causa de muerte en EE UU
Causan 250 muertes por año

por Barbara Starfield
Julio, 2000
traducción Axel Makaroff

del Sitio Web AxelMakaroff

 

Extractos del artículo de la Dra. Barbara Starfield, Departamento de Políticas y Administración de Salud,
Escuela de Higiene y Salud Pública John Hopkins, Baltimore, MD
Journal of the American Medical Association Vol 284 26 de Julio, 2000


Este artículo del Journal of the American Medical Association (JAMA) es el mejor que he visto en toda mi vida, publicado en la literatura científica, que documenta la tragedia del paradigma médico tradicional.

Esta información es una continuación del Informe del Instituto de Medicina que apareció en los medios en diciembre de 1999, pero era difícil hallar las referencias de los datos dado que no apareció en una publicación con reseña académica. Ahora se ha publicado en el JAMA, que es la publicación médica con mayor circulación del mundo.

La autora es la Dra. Barbara Starfield, de la Escuela de Higiene y Salud Pública John Hopkins, y describe cómo el sistema de salud de los EE.UU. puede contribuir a la mala salud.

Muertes por año:

·         12.000 – cirugías innecesarias (8)

·         7.000 – errores de medicación en hospitales (9)

·         20.000 – otros errores en hospitales (10)

·         80.000 – infecciones en hospitales (10)

·         106.000 – efectos negativos de medicamentos (que no son errores) (2)

¡Esto suma 250.000 muertes por año por causas iatrogénicas!



¿Qué significa “iatrogénicas”?

El término se define como “inducido en un paciente por la actividad, manera, o terapia utilizada por un médico.” Se usa especialmente refiriéndose a una complicación del tratamiento.

La Dra. Starfield nos advierte sobre cómo interpretar estos números:

·         La mayoría de estos datos provienen de estudios realizados en pacientes hospitalizados

·         Estas estimaciones son solamente de muertes, y no incluyen los efectos negativos asociados a la incapacidad o al malestar

·         Las estimaciones de muertes debidas a errores son más bajas que las del informe del Instituto de Medicina (1)

Si se utilizan las estimaciones más altas, las muertes debidas a causas iatrogénicas estarían entre 230.000 y 284.000. De cualquier manera, 225.000 muertes por año constituye la tercera causa de muerte en los EE.UU., después de las muertes por enfermedad cardiovascular y cáncer. Incluso si son exagerados, hay un amplio margen entre este número de muertes y la siguiente causa principal de muerte (enfermedad cerebrovascular).

Otro análisis concluyó que entre 4% y 18% de los pacientes regulares experimentan efectos negativos en ámbitos ambulatorios, incluidos:

·         116 millones de visitas extra al médico

·         77 millones de recetas extra

·         17 millones de visitas a la sala de emergencias

·         8 millones de hospitalizaciones

·         millones de admisiones por tiempo prolongado

·         199.000 muertes adicionales

·         77.000 millones de dólares extra de gastos

El alto costo del sistema de salud se considera un déficit, pero parece ser tolerado por la creencia de que el mayor gasto equivale a más salud. Sin embargo, la evidencia de algunos estudios indica que hasta el 20% o 30% de los pacientes recibe cuidados inadecuados.

Entre 44.000 y 98.000 de los mismos mueren cada año, como resultado de errores médicos (2)

Esto podría tolerarse si resultara en una mejor salud, pero, ¿es así? En una reciente comparación entre 13 países (3,4), los EE.UU. se ubican en promedio en el puesto 12, según 16 indicadores de salud.

Más específicamente, la ubicación de los EE.UU. para varios indicadores fue:

·         13° (último) en porcentaje de nacimientos con bajo peso

·         13° en mortalidad neonatal y mortalidad infantil general (14)

·         11° en mortalidad post neonatal

·         13° en años de vida potencial perdidos (excluyendo las causas externas)

·         11° en expectativa de vida de mujeres al año de vida, 12° para hombres

·         10° en expectativa de vida a los 15 años, para mujeres; 12° para hombres

·         10° en expectativa de vida a los 40 años, para mujeres; 9° para hombres

·         7° en expectativa de vida a los 65 años, para mujeres; 7° para hombres

·         3° en expectativa de vida a los 80 años, para mujeres; 3° para hombres

·         10° para mortalidad ajustada de acuerdo a la edad

La pobre realización de los EE.UU. fue confirmada recientemente por un estudio de la Organización Mundial de la Salud, que usó datos distintos, y ubicó a los Estados Unidos en el puesto 15°, entre 25 países industrializados.

Existe la percepción de que el público norteamericano “se porta mal” (fuma, toma alcohol y es violento). Sin embargo, los datos no apoyan este supuesto.

El porcentaje de mujeres que fuman va de un 14% en Japón hasta un 41% en Dinamarca. En Estados Unidos es de 24% (el quinto mejor). En el caso de los hombres, el porcentaje va de un 26% en Suecia hasta un 61% en Japón. En Estados Unidos, es de 28% (el tercer mejor).

EE.UU. se ubica en el quinto mejor lugar en relación al consumo de alcohol.

En EE.UU., el consumo de grasas animales es relativamente bajo (el quinto más bajo para hombres de entre 55 y 64 años entre 20 países industrializados), y la concentración promedio de colesterol en sangre es la tercera más baja, en hombres de entre 50 y 70 años, entre 13 países industrializados.

Está claro que la falta de tecnología no es un factor que contribuya a la baja ubicación de los EE.UU. en el ranking:

Entre 29 países, los Estados Unidos se ubican segundos (después de Japón) en cuanto a disponibilidad de unidades de imagen por resonancia magnética y de tomógrafos computados, por cada millón de personas. (17)

Sin embargo, Japón está primero en salud, mientras que EE.UU. se ubica entre los últimos.

Es posible que en Japón, la elevada utilización de tecnología se limite al diagnóstico, y no incluya altas tasas de tratamiento, mientras que en EE.UU., las altas tasas de tecnología de diagnóstico pueden estar relacionadas con mayores tasas de tratamiento.

Dando sustento a esta posibilidad, existen estadísticas que muestran que el número de empleados por cama (al equivalente de tiempo completo) en Estados Unidos es el más alto entre todos los países del ranking, mientras que en Japón el número es muy bajo, mucho menor de lo que se puede atribuir a la habitual práctica de que los miembros de la familia cuiden a los enfermos, en vez del personal del hospital.



Para comunicarse con la autora:

·         Barbara Starfield, MD, MPH

·         Department of Health Policy and Management

·         Johns Hopkins School of Hygiene and Public Health

·         624 N Broadway, Room 452

·         Baltimore, MD 21205-1996 (ESTADOS UNIDOS)

·         (e-mail: bstarfie@jhsph.edu).

Referencias:

1.     Schuster M, McGlynn E, Brook R. How good is the quality of health care in the United States? Milbank Q. 1998;76:517-563.

2.     Kohn L, ed, Corrigan J, ed, Donaldson M, ed.To Err Is Human: Building a Safer Health System. Washington, DC: National Academy Press; 1999.

3.     Starfield B. Primary Care: Balancing Health Needs, Services, and Technology. New York, NY: Oxford University Press; 1998.

4.     World Health Report 2000. Disponible en: http://www.who.int/whr/2000/en/report.htm. Consultado el 28 de Junio de 2000.

5.     Kunst A. Cross-national Comparisons of Socioeconomic Differences in Mortality. Rotterdam, the Netherlands: Erasmus University; 1997.

6.     Law M, Wald N. Why heart disease mortality is low in France: the time lag explanation. BMJ. 1999;313:1471-1480.

7.     Starfield B. Evaluating the State Children's Health Insurance Program: critical considerations. Annu Rev Public Health. 2000;21:569-585.

8.     Leape L.Unecessarsary surgery. Annu Rev Public Health. 1992;13:363-383.

9.     Phillips D, Christenfeld N, Glynn L. Increase in US medication-error deaths between 1983 and 1993. Lancet. 1998;351:643-644.

10.  Lazarou J, Pomeranz B, Corey P. Incidence of adverse drug reactions in hospitalized patients. JAMA. 1998;279:1200-1205.

11.  Weingart SN, Wilson RM, Gibberd RW, Harrison B.Epidemiology and medical error. BMJ. 2000;320:774-777.

12.  Wilkinson R. Unhealthy Societies: The Afflictions of Inequality. London, England: Routledge; 1996.

13.  Evans R, Roos N. What is right about the Canadian health system? Milbank Q. 1999;77:393-399.

14.  Guyer B, Hoyert D, Martin J, Ventura S, MacDorman M, Strobino D. Annual summary of vital statistics1998. Pediatrics. 1999;104:1229-1246.

15.  Harrold LR, Field TS, Gurwitz JH. Knowledge, patterns of care, and outcomes of care for generalists and specialists. J Gen Intern Med. 1999;14:499-511.

16.  Donahoe MT. Comparing generalist and specialty care: discrepancies, deficiencies, and excesses. Arch Intern Med. 1998;158:1596-1607.

17.  Anderson G, Poullier J-P. Health Spending, Access, and Outcomes: Trends in Industrialized Countries. New York, NY: The Commonwealth Fund; 1999.

18.  Mold J, Stein H. The cascade effect in the clinical care of patients. N Engl J Med. 1986;314:512-514.

19.  Shi L, Starfield B. Income inequality, primary care, and health indicators. J Fam Pract. 1999;48:275-284.
Fuente: Optimal Wellness Center